Búsqueda avanzada
Usuarios registrados
Usuario:

Contraseña:

¿Iniciar sesión automáticamente en la siguiente visita?

» Contraseña olvidada
» Registro
 
Imagen aleatoria

Mis pap?s Marta Solanas Pacheco y Juan Pedro Risso
Mis pap?s Marta Solanas Pacheco y Juan Pedro Risso
Comentarios: 2
ana risso solanas perez Seijal


La Quinta parte 3? . final
La Quinta parte 3? . final

            

La Quinta parte 3? . final
Descripción: Los m?s valientes se tiraban de ?bomba? o de cabeza sin pensarlo, como demostrando el coraje de un guerrero. M?s tarde, todo volv?a a la normalidad. Aparec?an mis abuelos y encaraban con gusto la tarea de vigilar nuestros juegos.

Se sent?a la pava silbar y llegaba mi abuela con mates calentitos y un cortado para mi pap?. Mi mam? se sumaba a la charla cotidiana sobre las plantas y la lluvia, las podas e insecticidas, los tallarines o el asado del domingo mientras todos mateaban mirando con satisfacci?n a sus ni?os jugar. Llegaba al fin otro momento ansiado. Mi pap? se encerraba en la piecita y sal?a con la malla puesta. Desfilaba un rato por el borde de la pileta y se daba un chapuz?n, que festej?bamos por la ?onda expansiva? que provocaba en el agua. Unos lanzamientos m?s y ya estaba fresquito, listo para volver a encerrarse en la piecita y salir con una malla seca.

Su retiro se?alaba la hora de ponerle cloro a la pileta y salir un poco temblorosas en b?squeda del c?lido abrazo del abuelo y la toalla calentita. A cambiarse la malla e improvisar un vestido con las toallas. Ojotas y dedos arrugados por tanta pileta, corr?amos a la mesa de afuera a comer sandwiches de jam?n y queso y tomar un jugo de naranjas exprimido.

Despedida.
Siempre con presencia de alg?n mayor, acompa?amos a mi amiga hasta la esquina de casa y la vigilamos hasta que llega a la otra esquina donde la recibe su mam? y nos saludamos. Mucho Off y espirales. Al llegar, ya est? lista la comida en familia. Despu?s de levantar los platos, los hombres se van a la cama con un whiskicito bajo el brazo y las mujeres nos quedamos haciendo alg?n partidito de cartas.

A la cama.
El sue?o no tarda en llegar y as? termina otro d?a de mi infancia en La Quinta. Ese lugar m?gico que fue testigo de juegos, raspones, alegr?as, amores y desamores
Varios perros que nos han acompa?ado y cuidado de la casa, est?n descansando sus almas ah?, en La Quinta, donde aprend? a compartir, a crear di?logos sin palabras, a no ser miedosa de la naturaleza, a amarla y respetarla, a disfrutar de los silencios, de la soledad y a explotar mi imaginaci?n.

Donde mi abuela me hered? el amor por los crucigramas y la lectura. Donde me ense?? a hacer rosquitas y a cuidar pichones hu?rfanos. Donde me daba un pedacito de su masa mientras hac?a los tallarines y yo jugaba con ?l en una mesita hecha especialmente para m?, mi delantal y palito de amasar.

Donde mi abuelo me ret? por primera y ?nica vez al esconderme en broma, en un ?rbol bien alto. O la vez en que me desafi? a que patinara sobre una l?nea que ?l iba a hacer en el piso con una tiza. Hice el recorrido en forma meticulosa y cuando lo termin?, me di cuenta que me hab?a escrito ?ZONZA?.

Los asados de La Quinta ten?an una previa muy importante. Como la carne m?s bien ?crudita? era mi deleite, me sentaba al lado del fuego con mi pap? y ?l me daba bocaditos hechos con ramitas que pelaba con mucho cuidado. Tambi?n me encantaba peinarlo y como siempre se le paraba el pelo atr?s como una antena, sin que me viera le escup?a el peine y as? quedaba bien prolijito. ?l tambi?n me inculc? el amor por la lectura y los cuentos.

Despu?s de la cena y mientras mi mam? lavaba los platos, muchas veces me escabull?a en su pieza a escuchar cuento, siempre ?de miedo?, y despu?s le ped?a ?uno feliz?, para que no me quedara el terror de tremendas historias.Mi mam? me inculc? el amor y el respeto por los vecinos aunque a veces me hac?a sentir lo contrario. Siempre que divisaba alguna vecina charlatana a lo lejos, le dec?a a mi mam?: ?No te quedes hablando mucho?. Obviamente, nunca lo cumpl?a y yo terminaba tirone?ndola de los dedos para que nos fu?ramos porque me aburr?a.

Hoy soy un claro reflejo de ella, de mi pap? y de mis abuelos. Y realmente me enorgullece. Lamento las veces que he renegado de ellos. Pero ese es el orden natural de las cosas y es como debe ser.
Mis hermanos a pesar de la diferencia de edad, han sido un pilar muy importante. Creo que me ense?aron a ser insistente.

Hace a?os era demasiado chica para ellos. Ellos ya eran ?grandes? y yo era una ni?a. As? que aprend? a jugar sola. En el fondo los admiraba. Estaba apurada por crecer? C?mo cambian las cosas, ?no?

A mis padres. A mi abuela que est? presente en nuestros corazones. A mi abuelo que a pesar de sus achaques, sigue siendo un luchador. A mis hermanos. A mi compa?era de juegos y de la vida, Lil?n y a mis perros. A La Quinta, a cada pedacito de tierra, cada plantita y cada rinc?n. A la magia de ese lugar, mi lugar de sue?os.

Silvana von Zedtwitz
Palabras clave: silvana von zedtwitz la quinta merlo lilen
Fecha: 03.04.2009 09:02
Impactos: 0
Descargas: 0
Puntuación: 0.00 (0 Votos)
Tamaño de archivo: 12.1 KB
Envíado por: carlosvonz


Autor: Comentario:
JORGE GIECO
Administrador

Fecha de alta: 13.03.2002
Comentarios: 700
Bell?simo

Realmente estos relatos me alegran la vida, saber que las cosas vividas siguen latentes en una fresca lectura ajena.
Gracias Carlos por compartirla con nosotros, estoy seguro que muchos de los que la lean, en mayor o menor medida, van a ver reflejadas sus infancias en el.

Un abrazo, Jorge
03.04.2009 10:10 Offline JORGE GIECO argenphil at hotmail.com
Marisu
Miembro

Fecha de alta: 20.02.2009
Comentarios: 92
recuerdos

hermosos tus tres relatos, si me traen recuerdos cuando para las vacaciones ?bamos a casa de mis abuelos " la Chacra" , y con mis hermanos y primos esper?bamos que nuestros padres se despertaran de la siesta para partir hacia nuestras andanzas por los alrededores de la casa , cazar mariposas, hacre tortitas de barro ,juntar los huevos del gallinero y no pod?amos fugarnos antes porque mi abuela ten?a una lora en la galer?a que cuando intent?bamos escaparnos gritaba
" nona la chicas" Gracias prque con tus historia me trajiste mis recuerdos tan dulces...cari?os a Silvana
03.04.2009 20:58 Offline Marisu mspolizzi at hotmail.com
Mariana Tealdi
Miembro

Fecha de alta: 24.06.2008
Comentarios: 121
Emocion

Hermosos los relatos, cuando los leia me llenaban de emocion porque venian a mi los recuerdos de mi infancia, todos esos momentos llenos de ternura y travesuras, el sentir a papa el idolo y a mama la reina. Exelente, gracias!!! Cari?os, Mariana
03.04.2009 23:47 Offline Mariana Tealdi mj_tealdi at hotmail.com
Norma Nuri González Garduza
Miembro

Fecha de alta: 20.11.2008
Comentarios: 227
Gracias

Gracias Carlos por este tierno relato, tan lleno de recuerdos de tus vivencias, de tu familia, de tus abuelos, amiga y perros. Me ha gustado mucho y me ha hecho recordar mis a?os de infancia en el rancho de mis padres. Que emoci?n me ha provocado el leerlo. Un abrazo mexicano de Norma.
04.04.2009 20:45 Offline Norma Nuri González Garduza nngg401 at yahoo.com.mx
Carlosadina
Miembro

Fecha de alta: 19.02.2009
Comentarios: 80
Genial!.

Realmente hermoso y admirable este recuerdo tan exquisito y tan caro a nuestros sentimientos. Gracias Carlos una vez m?s por permitirnos recordar en el, parte de nuestras vidas, y un reconocimiento muy especial a Sylvana, sin lugar a dudas, una escritora en potencia!Felicitaciones.
15.04.2009 21:01 Offline Carlosadina carlosadina at hotmail.com



Imagen anterior:
   congreso eucar?stico  
 Siguiente imagen:
La Quinta parte 2?   

 

RSS Feed: La Quinta parte 3? . final (Comentarios)